Arte de Tapa

El entorno digital y la imagen de la revista adquieren relevancia para la visibilidad y la representación de los ejes temáticos asumidos en sus contenidos. La revista lleva el nombre de Millcayac, lengua originaria de nuestro territorio, y en este espacio de promoción de la producción científica en ciencias sociales elegimos en cada edición un paseo visual con sello local. Así, convocamos a artistas de Mendoza para promover sus obras y, a su vez, enaltecer la tapa de esta publicación con una estética colorida, integrada y convocante, cargada de historia, cultura e ideología.

 

ARTE EN LAS EDICIONES

TAPA MILLCAYAC - VOLUMEN I, NÚMERO 1, AÑO 2014

Imagen de tapa: La cantina de la Boca (Serigrafía-1976) de Raúl Capitani



TAPA MILLCAYAC - VOLUMEN II, NÚMERO 2, AÑO 2015

Imagen de tapa: Canto de agua de Cristina Pérez (obra rediseñada).

Cristina Perez es mendocina, Profesora y Licenciada en Artes Visuales de la Facultad de Artes y Diseño, de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza. Cantora y música autodidacta. Ha expuesto en más de 40 muestras individuales y 60 colectivas en Mendoza, el país y el extranjero. Sus inquietudes artísticas, la búsqueda de nuevos aprendizajes y experiencias profesionales la llevan a vivir en Uruguay, Chile y Buenos Aires realizando obras y conciertos, exposiciones, murales y dictando cursos y seminarios. También realiza diferentes viajes y estadías en otras provincias de la Argentina y otros países produciendo continuamente trabajos artísticos de relevancia. En Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Alemania y España, lugares donde Cristina ha desarrollado siempre en paralelo su trabajo plástico y musical. Sus dibujos, pinturas y objetos han sido seleccionados en destacados Salones de Artes Plásticas de la provincia y la región de Cuyo y Argentina, como las menciones en Pintura del Salón AVON para la Mujer y la 1° Mención en Pintura en la V Bienal Internacional de Arte Indígena y Ancestral de Quito, Ecuador. En cuanto a su trabajo musical, su primer CD “canciones de raíz” fue grabado en el 2007 en Buenos Aires junto a músicos de Capital Federal durante su estancia allí. Actualmente prepara su próxima exposición individual y un nuevo material musical, un disco de composiciones propias con catálogo de sus pinturas.

 

TAPA MILLCAYAC - VOLUMEN II, NÚMERO 3, AÑO 2015

Imagen de tapa: Espejos de Osvaldo Chiavazza (obra adaptada). 



TAPA MILLCAYAC- VOLUMEN III, NÚMERO 4, AÑO 2016

Imagen de tapa: Humanos Tensores de Anìbal Anganuzzi  (obra en óleo sobre tela)

 

La obra “Humanos Tensores”, de Aníbal Anganuzzi, enluce la tapa de la Revista Millcayac. El artista nació en Buenos Aires en el año 1975 y se radicó en Mendoza desde 1986. Estudió dibujo y pintura, perfeccionándose paralelamente en el taller de Gastón Alfaro, siendo becado por el mismo durante los años 1993 y 1994. Ha ganado premios y participado en concursos y espacios de arte locales, nacionales e internacionales. (Ver más sobre su biografía en el portal de Millcayac).

TAPA MILLCAYAC DIGITAL - VOLUMEN III, NÚMERO 5, AÑO 2016

Imagen de tapa: Noche Kuna (2016). De serie de ilustraciones "Los hijos de los días" Galeano, de Andrés Casciani.

La obra “Noche Kuna”, de Andrés Casciani, enluce la tapa de la Revista Millcayac, originada desde la serie de ilustraciones “Los hijos de los días”, en homenaje a la obra de Eduardo Galeano. Mendocino (1982), egresado de la Escuela Provincial de Bellas Artes (Mendoza) y egresado de la Carrera de Artes Visuales de la Universidad Nacional de Cuyo, se dedica a trabajar en ilustraciones, grabados, pintura e historietas. Como lema artístico, para Casciani los trabajos tienen que hablar por sí mismos.

Ha realizado exposiciones individuales y colectivas (en Mendoza, Buenos Aires y Estados Unidos), exponiendo dibujos, grabados y pinturas. Ha participado en tapas de discos y afiches de diversos músicos. Publica ilustraciones, caricaturas e historietas en diversos medios (digitales e impresos) de Argentina, Chile, Brasil, México, Irlanda y España. En la obra de Andrés Casciani los límites entre lo gráfico y lo pictórico se rompen conformando atmósferas en las que la protagonista es la interioridad del ser humano y sus estados emocionales. El color fluye produciendo dinámicos estallidos de naturaleza más abstracta.