«Si el hombre careciera de oído"¦», según Bernardo Silvestre

Autores/as

  • Graciela Rittaco Universidad del Salvador, Sede San Miguel - CONICET

Palabras clave:

Macrocosmos, microcosmos, elementos, cabeza, sentidos

Resumen

Durante la primera mitad del siglo XII cobró vigencia en Chartres una escuela de pensamiento filosófico-teológico caracterizada, en buena medida, por el afán de explicación del Génesis mediante el Comentario de Calcidio al Timeo de Platón. La Cosmografía de Bernardo Silvestre, dedicada a Teodorico de Chartres, permanece en las proximidades del interés cientificista y argumentativo propio de esta escuela, pero está formulada en términos literarios, en parte en prosa y en parte en verso. Dividida en dos grandes secciones: ‘Macrocosmos’ y ‘Microcosmos’, se cierra con la descripción de la naturaleza humana y su funcionamiento operativo en los procesos vitales y gnoseológicos. Los sentidos de que goza el hombre, asentados en la cabeza, son considerados instrumentos al servicio del intelecto que juzga. Ellos provienen de una única fuente pero desarrollan de diversas maneras sus operaciones. Si faltaran, no habría ni enseñanza de las letras ni sabiduría

Biografía del autor/a

Graciela Rittaco, Universidad del Salvador, Sede San Miguel - CONICET

Master of Theology in Philosophy of Religion, King’s College, University of London, UK; Investigadora Adjunta CIFHIRE-CONICET y Profesora Titular de Historia de la Filosofía Medieval en la Facultad de Filosofía, Universidad del Salvador, Sede San Miguel.

Descargas

Publicado

09-09-2015

Número

Sección

Artículos