Persona y naturaleza: de Pedro Lombardo a Martin Heidegger

Autores/as

  • Silvana Filippi Universidad Nacional de Rosario - CONICET

Palabras clave:

persona, naturaleza, Pedro Lombardo, Martin Heidegger

Resumen

Pese a los indicios que podrían encontrarse en la filosofía griega, la noción de persona es de origen netamente cristiano y no pudo haber sido formulada sino dentro de ese horizonte de pensamiento. El hombre ha sido creado a imagen de Dios y es persona porque, en primer término, Dios lo es. Aquí se enlazan, durante el medioevo, las cuestiones antropológicas y teológicas (trinitarias y cristológicas). Un ejemplo paradigmático se encuentra en las Sentencias de Pedro Lombardo y sus comentadores, entre los que hemos reparado especialmente en Tomás de Aquino. En este contexto, "naturaleza" (divina o humana) y "persona" son nociones íntimamente vinculadas, pues es propio de tales naturalezas el existir y manifestarse como seres personales. Esa relación, sin embargo, se pierde durante la modernidad, época en que persona y naturaleza se vuelven términos antagónicos. Martin Heidegger, agudo crítico de esa transformación en la historia del pensar, propone una concepción de lo humano que, no obstante su "ateísmo metodológico", finalmente parece aproximarse a la noción cristiana de persona.

Biografía del autor/a

Silvana Filippi, Universidad Nacional de Rosario - CONICET

Profesora Titular de "Historia de la Filosofía Medieval y del Renacimiento" en la Universidad Nacional de Rosario e Investigadora Independiente del CONICET

Descargas

Publicado

10-09-2015

Número

Sección

Artículos